18 de Mayo 2018 - APLAE

Associació per les arts escèniques
de L'Eliana
Vaya al Contenido

18 de Mayo 2018

NOTICIAS
REPRESENTACIÓN
Ayer fue un día extraordinario. La representación por parte de APLAE de la obra "AGOSTO, Condado de Osage", con la que Tracy Lets consiguió el premio Pulitzer de Literatura, fue todo un éxito.
Trece actores y actrices tan integrados en sus personajes que no sabíamos si estábamos viendo la representación de una obra o la realidad de una familia reunida en una vieja casa para asistir al funeral del patriarca de la misma.
Desde el primer momento de la reunión familiar el interés, la tensión, el dramatismo, la dura realidad y hasta algún momento jocoso, fueron protagonistas hasta el final de la obra.
Una dirección y codirección excelente, una iluminación y sonido perfecta consiguieron el disfrute de todo el público que, con sus aplausos y felicitaciones, nos siguieron dando ánimo para que el teatro siga siendo fuente de cultura en L’Eliana, y continuemos creando nuevos artistas.
Y, por supuesto, QUEREMOS FELICITAR A LOS ACTORES Y ACTRICES que, siendo muy jóvenes comenzaron a hacer teatro y hoy, algo más mayores y con tantísimo esfuerzo, han conseguido que todo el público del Auditorio de L’Eliana aplauda y admire su trabajo actoral.
De nuevo felicidades y muchas gracias por vuestro trabajo.
CRÍTICA TEATRAL
AGOSTO: UNA COHERENTE Y EQUILIBRADA COMEDIA NEGRA
La asociación cultural Aplae estrenó en el Auditorio de l’ Eliana el viernes 18 de Mayo 2018 la obra “Agosto (Condado de Osage)”, una adaptación de la obra del mismo nombre escrita por el dramaturgo estadounidense Tracy Lets que fue estrenada de 2007 y posteriormente llevada al cine en el 2013.
La adaptación realizada por Rosa Gavara es uno de los grandes logros de esta puesta en escena. Este montaje, que dura dos horas, en lugar de las tres y media del texto original,  ha sido capaz de guardar lo esencial de este drama familiar, así como la evolución de personajes y sus relaciones.
La puesta en escena, a cargo de la misma Rosa Gavara y Miki Garofalo. ha optado claramente por el naturalismo teatral de una manera muy coherente en todos sus aspectos: los actores interpretan buscando la naturalidad y la visceralidad. Sin aspavientos en lo dramático, sin falsos lirismos, sin guiños de comicidad. La cuarta pared que impone el escenario se cumple a rajatabla -menos en un par de momentos clave de complicidad con el público- de manera que en ese gran escenario vemos, como si de un acuario se tratara, el devenir de la familia en el seno de su casa de campo.
De manera consecuente también el espacio cumple estos requisitos: los personajes que llegan o se van de la casa utilizan para ello el patio de butacas.
Igualmente coherente la escenografía: mesas reales, sofás, lámparas y platos. Los muebles y objetos, organizados con simplicidad y eficacia, retirados cuando necesario con elegancia, evitan la “falsedad” del cartón teatral. También cabe mencionar en este sentido la estupenda iluminación que segmenta el escenario en espacios distintos, pero comunicados, del hogar familiar.
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
El público asistió a una puesta en escena llena de sensibilidad y saber hacer.
Durante las dos horas del espectáculo el espectador se mantuvo interesado y atento: no hubo espacio para el aburrimiento. El texto, duro, en ocasiones sucio, surgió con toda fluidez de las tripas de esos personajes que vimos moverse sobre las tablas como si de su casa se tratara. Además, el montaje supo aprovechar perfectamente su gran carga irónica y cómica. Si sufrimos como espectadores, también pudimos reír, y todo de una manera sumamente equilibrada.
La temática de la obra es compleja, y provoca muchas preguntas.
Un tema básico de la pieza es “el poder”, el pequeño poder que se ejerce en el territorio familiar, ese poder que se ejerce gracias a la “fuerza” que otorga la propia desesperación personal y que se consigue gracias a silencios, tramas o chantajes.
Los protagonistas de la obra son las mujeres. La matriarca Violet, y sus tres hijas. Cuatro mujeres que sufren. Sufren, de manera diferente, por su dependencia de los hombres. Todas ellas piensan que sin la compañía de un hombre no son nadie, que están incompletas, o son, simplemente, unas fracasadas. El sueño del amor romántico, la idea de que la realización de la mujer sólo es posible a su través les proporciona mucho dolor. En ese dolor se revuelcan las protagonistas. La recientemente separada, la recientemente viuda, la que está a punto de casarse como la gallina ciega, la enamorada de ….. alguien a quien – por principio- no puede amar.
Y es que en la obra se rozan muchos de los tabús de la sociedad occidental contemporánea: la adicción a drogas legales e ilegales, el incesto, la pedofilia… todos estas problemáticas conviven el seno de una misma familia…. Como en la vida real.
Los protagonistas viven intensamente la amoralidad que descubren en su familia. Pero tanto el texto como la puesta en escena, evitan involucrarnos emocionalmente en estos conflictos morales. El espectador no se ve obligado a identificarse con estos sufrimientos, sino al contrario, puede seguir siendo el observador del “acuario” y como tal, de manera crítica,  reflexionar libremente sobre lo que acontece en el escenario.
Este es otro de los grandes aciertos de la puesta en escena: que dejan al espectador fuera del drama para que él mismo, desde su cómoda posición, lo juzgue.
Un estupendo elenco de actrices y actores dieron voz y vida a “Agosto”. Sara Moreno y Niké Oliete, como Violet y Barbara, estuvieron, como el papel lo requiere, poderosas.  Si perjuicio al resto del elenco destacaría además la magnética representación de Herminio Yuguero como Beverly y la perfecta interpretación de Helena Montaner como Karen, -la hermana tonta y superficial a quien nadie tiene en cuenta, ni siquiera su prometido, que de manera tan sugestiva encarna Andrés Martínez.
Resumiendo: un montaje de gran calidad. Ojalá muchos otros espectadores pudieran disfrutarlo. Eso dependerá del coraje de instituciones, salas y programadores. Si lo tienen no quedarán defraudados.
Sefa Bernet
Associació per les arts escèniques de L'ELiana
Regreso al contenido